El drama oculto de las deudas en España ¡Ley de Segunda Oportunidad!

El iceberg de la segunda oportunidad en España
Cómo un gran iceberg a la deriva y ocultando la mayoría de su tamaño debajo del mar, así es como se presenta la Ley de Segunda Oportunidad en España.
Se estima que en España la Ley de Segunda Oportunidad debería amparar a unas 50.000 personas cada año, sin embargo solamente 1600 lo han hecho en 2016.
A día de hoy muchísimas personas desconocen esta ley, sobretodo su alcance y capacidad para que muchos emprendedores, autónomos, profesionales independientes y particulares puedan recuperar sus vidas libres de deudas.
Trata de promover y hacer efectivos acuerdos extrajudiciales de pagos, reestructuración y exoneración de deudas de cualquier persona que tenga ingresos inferiores a las deudas que han contraído.
Tras decenas de entrevistas con familias y emprendedores, he detectado las dudas que tienen los ciudadanos sobre la Ley de Segunda Oportunidad. Son miles los afectados que hemos asesorado desde el grupo Área Jurídica Global.

En este post tienes todas las claves de como disminuir las deudas y sabrás la verdadera envergadura de La Ley de Segunda Oportunidad.

Un Derecho Europeo muy desconocido en España.

La Ley española de Segunda Oportunidad y su aplicación no han estado exentas de críticas tanto por el número de requisitos como por deficiencias evidentes de la misma.
En la legislación francesa no se entra a valorar al deudor, pero en España para acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad tienes que demostrar que eres un deudor de buena fe, entre otros requisitos.
La Ley de Segunda Oportunidad Española se inspira en el modelo Alemán, en Francia se presupone que nadie se sobre endeuda porque sí, en España y Alemania esta buena fe la tienes que demostrar.

Algunos se habrán llevado las manos a la cabeza con la afirmación del principio, pero si decimos que en Francia o Alemania se acogen a este tipo de Leyes de Segunda Oportunidad más de 100.000 personas al año entonces serán muchos los que pensarán que nos hemos quedado cortos y puede que no se equivoquen.


Las leyes son distintas y la situación económica de cada país también, por tanto el número de personas que se acogen a esta ley es desigual.


Si hacemos unos leves cálculos teniendo en cuenta la población de Alemania y los acogidos a este tipo de leyes podemos encontrar una estimación de las personas que deberían acogerse en España.


En España debería acogerse a este tipo de leyes 56.000, personas frente a las casi 1600 que finalmente se han acogido en 2016.


Estimación a la baja ya que no se ha tenido en cuenta la difícil situación económica de España comparada con la de Alemania.


La gran pregunta es ¿y por qué la gente no se acoge a la Ley de Segunda Oportunidad en España? Intentaremos responder a esta pregunta al final del post.


Pero vamos por partes, primero ponemos en contexto la Ley de Segunda Oportunidad en España y después detallamos todas las claves para poder acogerse a esta importante ley.

 

Radiografía de los deudores en España.

Las familias españolas han sufrido durante la crisis un impacto con consecuencias devastadoras.
Las extraordinarias cifras de paro hicieron que muchas familias no pudieran hacer frente a sus pagos. La Ley de Segunda Oportunidad debería ser la piedra angular para la rehabilitación de estas familias.
Por otra parte, los emprendedores tendrían la posibilidad de sacar adelante sus proyectos, lo que es una necesidad para toda la sociedad. Para ello se ha de dotar de mecanismos para que el fracaso de un proyecto no sea la tumba del emprendedor.
La Ley de Segunda Oportunidad tiene que ser la llave para que los emprendedores puedan dejar atrás sus fracasos y comenzar una nueva andadura profesional.
Son personas que asumen un mayor riesgo, una segunda oportunidad es la respuesta adecuada para no perder el impulso, la creatividad y el valor añadido que pueden aportar a la sociedad española.
La parte más dramática de la crisis se la han llevado algunos que sin ser deudores, de la noche a la mañana se encuentran con unas deudas imposibles de asumir, el avalista.
Millones de españoles avalaron préstamos por los lazos de afectividad que tenían con los deudores, en este post tienes todas las claves para salir del peligro ¿Avalaste el préstamo de un familiar, amigo o empresa? ¡Evita problemas!

¿Cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad?

Cabe destacar que la Ley de Segunda Oportunidad en sí misma en realidad no existe, luego no te molestes en buscarla porque no la vas a encontrar como tal.
Cuando hablamos de Ley de Segunda Oportunidad en realidad nos referimos a  las modificaciones de 2013 y 2015 de la Ley Concursal.
No todo el mundo se puede acoger a dicha ley ya que existen unos requisitos que son necesarios cumplir.
Cada caso es único y las soluciones son variopintas, algunos se quedan “a medias” y otros logran cancelar deudas millonarias.
Esto último prueba que la ley tiene una capacidad importante y que si podemos demostrar cada detalle saldremos muy beneficiados.
Aunque todo esto parezca un tanto enmarañado, vamos a explicarlo de forma muy clara.

¿Puedo acogerme a la Ley de Segunda Oportunidad?


Es la gran pregunta de inicio que mucha gente me hace ¿de verdad Acerina que yo me puedo acoger a la Ley de Segunda Oportunidad?

Y es que se sigue entendiendo que este tipo de leyes es para empresas y empresarios no sabiendo que la misma no sólo se aplica a personas jurídicas, sino que se extiende también a autónomos y particulares.

El impacto brutal que ha tenido la crisis económica en nuestro país y en la vida de millones de personas, obligó al Gobierno a implantar este mecanismo que existe en varios países de nuestro entorno desde hace décadas.

También las presiones del Fondo Monetario Internacional surtieron su efecto más que el propio drama de las familias Españolas.

¿Quiénes me ayudan durante todo el proceso?


1º-Juez.
Jueces especialistas en la materia que tutelan las actuaciones durante todo el proceso.


2º-Abogado.
Un profesional especialista en la materia que te asesore adecuadamente, estudiará tu caso y te dará todas las claves del proceso.

3º-Administrador concursal.
Es un especialista en economía que hace de mediador en las negociaciones entre el deudor y sus acreedores, y posteriormente pasará a ser el administrador concursal.

4º-Notario.
Da fe del acuerdo o en su caso del intento de acuerdo por parte del deudor, entre otras funciones que le son propias al Notario en estos procedimientos.


¿Qué es lo primero que tengo que hacer?


 Lo primero de todo es intentar llegar a un acuerdo extrajudicial:

-Haber intentado llegar a un acuerdo extrajudicial de pago con los acreedores. El deudor puede liquidar sus bienes para saldar sus deudas.

-Que el deudor ceda bienes que no son necesarios para la actividad profesional, si es el caso, compensando a los acreedores. El valor tiene que ser igual o inferior a la cantidad adeudada.

-Se puede proponer un plan de viabilidad en el tiempo, dichos pagos no podrán superar los diez años de plazo.


¿Qué deudas puedo cancelar?


La ley no permite exonerar las deudas contraídas con Hacienda y la Seguridad Social, pero varias sentencias de primera y segunda instancia les han dado la razón a los deudores fallando a favor de la exoneración total de dichas deudas. Esto quiere decir que hay una puerta abierta para lograr la cancelación de deudas con las Administraciones Públicas

Tengo antecedentes penales ¿puedo acogerme a la ley?


¡Depende! Ya que no debes tener condenas por delitos contra el patrimonio, el orden socioeconómico, con la hacienda pública y la seguridad social. Tampoco puedes tener delitos de falsedad documental y contra los derechos de los trabajadores.

He rechazado ofertas de empleo, ¿puedo acogerme a la ley?


No puedes haber rechazado una oferta de empleo adecuada a tu capacidad en los cuatro años inmediatamente anteriores a la fecha en la que se solicita el concurso de acreedores.

Me declararon culpable en un concurso de acreedores, ¿puedo acogerme a la ley?

No te puedes acoger si tu concurso lo han declarado culposo.

¿Puedo acogerme a la Ley de Segunda Oportunidad varias veces?

¡No puedes! Tienes que demostrar que no te has acogido a la Ley de Segunda Oportunidad en los diez años anteriores a la fecha en que solicitas el concurso de acreedores.


¿Qué primer requisito tengo que cumplir?


Ahora te toca demostrar el primer paso que has dado: intentar llegar a un acuerdo extrajudicial con todos tus acreedores.

Después de este intento si las negociaciones con tus acreedores no llegan a buen puerto estás en tu derecho de intentar formalizar un concurso de acreedores.

El concurso de acreedores se trata de un procedimiento legal que se impulsa cuando una persona cae en una situación de insolvencia y no puede asumir el pago de todas sus deudas.

Muchos han conseguido cancelar gran parte de las deudas, incluso algunos las han cancelado todas.

La verdad sobre tus deudas y patrimonio.


Este apartado es fundamental, aquí no valen bromas, titubeos, inexactitudes ni errores.

Algunos clientes después de varias reuniones preparando todo el proceso me vienen con una “novedad económica” porque se habían olvidado.

A todos les digo lo mismo, ese olvido ante los ojos del juez puede ser “mortal por necesidad”.

Nuestra gran baza es hilar muy fino y tener presente todos los detalles, el juez que tutela el proceso nos verá como el deudor de buena fe que exige la ley.


¿Si me acojo a la Ley pierdo mi vivienda?


No se puede dar una respuesta con exactitud, pero es cierto que si el valor comercial de tu vivienda es inferior a la deuda contraída podrías salvarla, pero si es superior lo tienes complicado por no decir imposible.


¿Si el juez me da la razón me olvido de las deudas?


¡No! Los acreedores tienen mecanismos para averiguar si el deudor ha hecho trampas o mejora considerablemente su situación económica para que afronte sus deudas.

La cancelación de la deuda podrá ser anulada por mala fe del deudor (ejemplo: ocultación de ingresos) o por mejor fortuna del deudor (ejemplo: aceptación de una herencia importante).

Los acreedores pueden pedir la revocación al juez, y si este la acepta el deudor no tendrá otra opción que pagar todas sus deudas y no podrá acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad.


¿Por qué tan pocas personas se acogen a la Ley de Segunda Oportunidad en España?


1º-Gran desconocimiento de la ley.

Muchos contactan conmigo a través de las redes sociales y muestran su sorpresa porque exista una Ley de éstas características. Algunos llegan casi hasta mofarse totalmente incrédulos.

Décadas de apaleo al deudor y tratamientos inhumanos de los cobradores han impedido que la filosofía rehabilitadora que está detrás de la Ley de Segunda Oportunidad calen en la sociedad Española.

Resultan imprescindibles campañas de concienciación para que todos entendamos el derecho a una segunda oportunidad.

2º-No se pueden incluir las deudas públicas con la Seguridad Social o con Hacienda.

Si bien es cierto que hay jueces que han incluido estas deudas, cuando hablamos de emprendedores o autónomos en muchos casos sus deudas son prácticamente con Hacienda y con la Seguridad Social por lo que lanzarse a pedir solamente la cancelación de este tipo de deuda es de difícil encaje.

3º- España tiene una de las leyes de segunda oportunidad más limitadas de Europa.

Si comparamos la Ley Española con otras de nuestro entorno Europeo salimos bastante mal parados. El número de requisitos previos, los plazos, los tipos de deuda en general son más restrictivas.


Para más datos puedes ver España no alcanza aEuropade Matilde Cuena Casas Catedrática de Derecho Civil en la Universidad Complutense de Madrid.

 

Una realidad incuestionable.

Una deuda impagable es además de un problema para el deudor un problema de toda la sociedad, ya que la marginalidad y el trabajo en negro es la única salida para muchos y todo esto tiene un coste.

Ni ganan los acreedores, que de ninguna de las maneras van a cobrar la deuda, ni la sociedad en sí misma, ya que tendrán a muchos solicitantes de asuntos sociales y al margen del abono de impuestos.

Finalmente España con la ley y en general los jueces vienen a reconocer la realidad de una persona que no puede afrontar todas sus deudas.

¡Empezar de cero!

Ya hemos relatado los defectos de esta Ley de Segunda Oportunidad, pero las personas simplemente no pueden paralizar sus vidas, necesitan soluciones aquí y ahora.

La ley tiene capacidad para que mucha gente pueda recuperar sus vidas, olvidarse de las deudas y ¡empezar de cero!


Acerina Almeida Castro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.