Comisiones abusivas por números rojos, ¡reclama lo cobrado de más!

Comisión por descubierto de los bancos


Las entidades se han lanzado al negocio de las comisiones, de hecho, los ingresos por comisiones suponen cerca del 30% del beneficio operativo de los bancos de la eurozona, desde el 22% que representaban en 2009, según afirma el BancoCentral Europeo.

Nuestra cuenta se queda en números rojos y no importa si es solamente durante un día o solamente por un euro, el banco cobra una comisión a sus clientes entre  50 y 60 euros cada vez que se produce.

Ley y requisitos, un dato a nuestro favor.


Esto quebranta la normativa sobre transparencia y protección del cliente bancario, tal y como establece la Orden de 28 de octubre de 2011 y Circulardel Banco de España 5/2012 de 27 de junio.

El Banco de España solamente justifica la existencia de esta comisión de reclamación de descubierto cuando:

Pero la práctica generalizada de las entidades es el envío de cartas automatizadas, mediante sistemas informáticos que cargan esta comisión al quedar nuestra cuenta en números rojos.

Comisión por posición deudora o descubierto es como los bancos suelen llamar al coloquial “números rojos”. Pero no se trata solamente las cuentas, también nos cobran estas comisiones por otros productos como las tarjetas, crédito hipotecario etc.

La cláusula tiene que estar en el contrato.


“Se refuerza la libertad de pacto entre entidad y cliente a la hora de establecer las comisiones que se cobren por operaciones o servicios bancarios pactados pero, siempre y en todo caso, cumpliendo estos requisitos:

-          Que sean servicios prestados y aceptados o solicitados por el cliente;
-          Debe mantenerse a disposición de los clientes –en las oficinas, páginas web de entidades y del Banco de España- una información sobre las comisiones habitualmente percibidas…
-          En el contrato, deben incluirse tanto las comisiones y gastos repercutibles, como los  derechos y obligaciones de las partes en caso de modificación de las mismas.”
Por lo tanto, esta comisión tiene que estar pactada expresamente en el contrato sin que quepa su remisión a tarifas genéricas.

No es suficiente con decir que se cobrará una comisión según las tarifas del banco, sino que tiene que venir expresamente detallado el tipo de comisión concreto y la cantidad.

Una simple carta no vale.

Por otra parte la citada circular establece en su apartado tres:

“III.-…También se recoge la obligación de realizar comunicaciones gratuitas sobre liquidaciones, movimientos, informaciones anuales y operaciones realizadas a través de cualquier depósito a la vista, sin que estos documentos sean el cauce para comunicar al destinatario modificaciones contractuales.”

Habitualmente el banco comunica modificaciones de cláusulas a través de correo ordinario o correo electrónico. Sin embargo esto no cumple los requisitos de transparencia estipulados en la Ley, por lo que tienen que ser notificadas fehacientemente y aceptadas por el cliente.

Generalmente esta comisión puede ser legal, pero es bastante común incumplir lo requisitos que establecen las normas por lo que finalmente la imposición de dichas comisiones son abusivas.


Sentencias ganadas.

Algunos clientes reclaman y los bancos les dan la razón, pero la situación ha ido tan lejos que la Sección Primera de la Audiencia de Álava ha confirmado la resolución que dictó el Juzgado de los Mercantil Número 1 de Vitoria contra Kutxabnank.

Esta resolución obligaba a Kutxabnank a dejar de cobrar en todas sus oficinas y a todos sus clientes 30 euros de comisión cuando sus cuentas están en números rojos. Kutxabnank ha anunciado que recurrirá la sentencia ante el Tribunal Supremo.

¿Qué plazo tengo para reclamar?
Nuestra legislación civil estipula varios plazos de prescripción de acciones personales, pero en el caso de comisiones bancarias por descubierto, se podrán reclamar las cobradas en los 15 años anteriores al 7 de octubre de 2015 (por ejemplo comisión cobrada el 7 de octubre de 2010).

A raíz de la reforma de la ley de enjuiciamiento civil, las comisiones cobradas del 7 de octubre de 2015 en adelante tendrán un plazo de prescripción de 5 años.

Se trata de plazos judiciales, ya que si nuestra intención es reclamar ante el Banco de España este plazo es más corto, ya que a partir de mayo de 2013 este plazo es de 6 años.
Las reclamaciones, ¿nos sirven para algo?
Nuestra experiencia es que sí. Los bancos suelen devolvernos el dinero cobrado de más por las comisiones de números rojos. Eso sí, la reclamación bien documentada e insistir es la clave.

Al final del post veremos cuáles son los pasos a seguir para realizar la reclamación.

Cuando iniciemos la recogida de datos, el banco tendrá constancia que estamos acumulando pruebas sobre las comisiones abusivas que nos están imponiendo. 

Siempre estarán más abiertos a responder afirmativamente a nuestras reclamaciones, sabiendo que si lo llevamos al juzgado tienen todas las de perder.

¿Cómo se calcula las comisiones por números rojos?

La comisión por números rojos tiene dos partes:

1-Comisión por reclamación de posición deudora: se trata de un cobro que el banco justifica solamente por notificar el descubierto. Unos 30 o 35 euros es lo habitual, aunque los hay más altos.

2-Comisión por concesión del descubierto: consta a su vez de dos partes una cantidad fija mínima y un tipo de interés sobre el descubierto.

Este interés no puede ser mayor de multiplicar por 2,5 el interés legal del dinero. Si el interés legal del dinero está en 3% y lo multiplicamos por 2,5 el resultado es que el interés no puede ser mayor de 7,5%.

En caso de tener varios momentos con números rojos el tipo de interés se aplicará sobre el mayor descubierto de ese periodo.

La cantidad mínima suele rondar sobre los 15 o 18 euros.

Un buen negocio para los bancos. Como vemos por un pequeño descubierto podemos pagar entre 50 y 60 euros.

 

¿Cómo se reclaman las comisiones por números rojos?

 

Hay que tener en cuenta que estas comisiones por descubierto pueden alcanzar una cantidad considerable si las multiplicamos por los años que tenemos derecho a reclamar, saber cómo reclamarlas es fundamental.

 

Por otra parte, si queremos llevar a buen puerto nuestra reclamación es necesario no confundir la comisión por números rojos con otro tipo de comisiones como la de mantenimiento.

 

Por tanto, cuando solicitemos toda la información al banco pediremos cuantas aclaraciones sean necesarias para saber a que corresponde cada cargo.

 

Es lamentable pero una realidad, cada banco le llama a esta comisión de forma distinta y nos encontraremos que pueden poner por ejemplo “recibos devueltos” o “deuda vencida”.

 

Hay casos peores como cuando el banco pone expresiones genéricas como “gastos varios” o “comisión”.

 

Si te estás preguntando que si es posible reclamar aunque ya no operas con tu entidad anterior o si cerraste esa cuenta la respuesta es sí, efectivamente tienes derecho a reclamar.


1-Solicitud de los movimientos.
Vamos a estudiar la magnitud de nuestra reclamación y para ello es necesario conocer todos los movimientos de nuestra cuenta, TODOS. Las fechas de cuando se nos hace el cargo y con qué concepto, la cantidad, las comisiones, etc.

En los movimientos veremos todos los productos asociados a esa cuenta, todas las tarjetas, el préstamo hipotecario otros préstamos etc.  
Posteriormente enviaremos una carta al SAC (Servicio de Atención al Cliente del banco) solicitando toda la información mencionada. Esta solicitud tendrá que ser sellada como acuse de recibo, o enviarse por escrito mediante carta certificada o burofax.
Evidentemente si nuestras reclamaciones van sobre productos que pertenecen a cuentas distintas, es necesario presentar una solicitud de movimientos por cada cuenta que tengamos. 

2-Solicitud de los contratos.
Resulta fundamental que tengamos los contratos de todos los productos sobre los que nos han cobrado comisiones abusivas y la cuenta propiamente dicha, pero también tarjetas, préstamos etc.
En caso de no estar en posesión de los contratos, realizaremos nueva solicitud al SAC reclamando una copia de los contratos de todos los productos que tenemos y sobre los que nos han cargado comisiones abusivas. Por escrito y sellado.
En algunos casos los bancos no nos hacen caso a las solicitudes, sospechan para que la queremos, pero no pasa nada, nuestra reclamación sellada es suficiente para incorporarla a la demanda en el juzgado.   
3- Reclamación ante el Servicio de Atención al Cliente.
Con la información en nuestra mano de movimientos y contratos podemos hacer nuestros cálculos y saber qué cantidad de dinero nos han cobrado de más por números rojos.

Es el momento de reclamar a la entidad pormenorizadamente lo que nos han cargado abusivamente, a través de una reclamación al SAC, que contendrá todas estas cantidades, y como ya hemos dicho, nos tienen que sellar nuestra copia.

No resulta raro que la entidad conteste y que nos devuelvan el dinero, en otras ocasiones nos vienen con una rebaja a nuestros cálculos que de ser excesiva y ridícula, no es recomendable aceptar.

El banco tiene un máximo de dos meses para contestarnos tanto negativa como afirmativamente. El siguiente paso sería la reclamación vía judicial.
4-Presentar la demanda ante el juzgado.
Agotado el diálogo con el banco y ante la negativa a devolvernos el dinero cobrado de más, estamos en nuestro derecho de reclamar en el juzgado lo que nos pertenece. 
Es un paso frecuente que muchas personas ya han emprendido con buenos resultados. Evidentemente el tema económico es vital, demandar por unos pocos euros no resulta recomendable. Pero si son muchas las ocasiones que nos han cobrado por números rojos, multiplicado por un buen número de años el resultado puede ser un montante considerable.

¿Tú también has sido víctima de esta cláusula abusiva? ¡Comparte!, y que todo el mundo sepa cómo actuar ante este atropello. 
© Acerina Almeida Castro
Infografía pasos para reclamar las comisiones por descubierto