7 cláusulas abusivas de un contrato de arrendamiento

Cláusulas abusivas en el contrato de alquiler de una vivienda.

1º Acceso del propietario a la vivienda: Esta cláusula es inconstitucional al infringir el artículo 18.2 de la Constitución Española que contempla la inviolabilidad de domicilio. Si el inquilino no autoriza la entrada al arrendador está en todo su derecho aunque así esté pactado en el contrato, y sólo un juez podría autorizarlo.

2º Duración del contrato: No es legal obligar al arrendatario a permanecer en la vivienda mínimo un año incurriendo en una penalización en el caso de no cumplirlo, ya que el artículo 11 de la Ley de Arrendamientos Urbanos establece que el arrendatario tiene derecho a dar por terminado el contrato en cualquier momento una vez pasados los seis primeros meses, y la penalización, de haberla, estará limitada a lo que la ley establece.

3º Prórroga del contrato: El artículo 9.1 de la Ley de Arrendamientos Urbanos obliga al arrendador a prorrogar el contrato hasta un máximo de tres años, si el arrendatario estuviera interesado.  Por lo tanto aunque en el contrato se estipule la duración de un año, será decisión del inquilino el prorrogarlo hasta tres años más tal y como permite la ley. Sólo en casos excepcionales que afectan al arrendador, los cuales tendrá la obligación de acreditar, un juez podrá revocar el contrato sin el consentimiento del inquilino.

4º Gastos de mantenimiento de la vivienda:  Tal y como establece el artículo 21.1 LAU, corresponde al arrendador realizar las obras necesarias para mantener la vivienda en condiciones de habitabilidad. Este punto suscita discrepancias por su amplia interpretación, en tal caso lo recomendable es acudir a un profesional que nos asesore sobre el asunto.

5º Pago por adelantado: El arrendador no puede exigir al inquilino  el pago por adelantado de más de una mensualidad de renta según establece el artículo 17.2 LAU.

6º Intereses de demora por impago de renta: los Tribunales consideran nulo incrementar el interés legal del dinero en 10 puntos por el retraso en el pago de la renta. Es una práctica muy habitual recoger en el contrato este tipo de interés en el caso de no atender el pago del alquiler en el plazo establecido.

7º Gastos judiciales: las costas judiciales derivadas del contrato correrán a cargo del arrendador, y no se puede pactar nada al respecto.


Ten mucho cuidado a la hora de formalizar un contrato de arrendamiento, ya que es muy frecuente la inclusión de este tipo de cláusulas por parte del arrendador, y podrías tener problemas en el futuro.
Infografía de 7 cláusulas abusivas en el contrato de alquiler de una vivienda.